Cuando la luz descansa. Luna nueva en el Desierto.

22 Agosto 2019

Cuando la luz descansa. Luna nueva en el Desierto.

Es arquetípica y conocida la imagen del desierto a plena luz del día. Las dunas acariciadas por el viento, la vida batiéndose en duelo con el entorno, las figuras perfiladas de los dromedarios, los cuervos bajo el sol dejando rastros de sombra en la arena… Y durante la noche la luna  hace su ronda manteniendo una cierta penumbra que desdibuja el perfil del desierto.

Y la luna y el sol tienen sus juegos. Todos los meses, un atardecer sincronizan a la perfección una danza en la que mientras el sol parece detener la vida durante su ocaso, la luna espera paciente y meditativa el momento justo del último destello de su amigo para aparecer por su opuesto.

Y hay una noche en la que el sol y la luna se citan en “el lado oscuro” y dan permiso a la luz para que, por una noche, descanse por completo. En esas noches la oscuridad es pesada, densa, y permite ser tocada mientras  las estrellas son testigos silenciosos. Durante esas noches la nada se convierte en todo. Es justo en una de esas  noches de luna nueva en el desierto donde un@ puede dejarse atravesar por la oscuridad y el silencio, un@ puede descansarse sostenid@ y zozobrad@ por un cielo infinito de estrellas.

En octubre voy a vivir otra de noche en la que la luz descansa.

¿Me acompañas?

 



ETIQUETAS: desierto | Òscar Boule

ARTÍCULOS RELACIONADOS